Webinar post- simposio 2021

Webinar post- simposio 2021

Hola, mi nombre es Juan Tapia, Laico Misionero Consagrado chileno y he tenido el regalo de poder estar en los tres Simposios de la Familia Misionera Verbum Dei.

EL primer Simposio fue en Siete Aguas, es España, en el 2009, en ese momento no se sabía qué iba a salir de ese Simposio (bueno, nosotros no sabíamos, Dios sí), pero era la primera vez que nos reuníamos a trabajar juntos Discípulos, Laicos Misioneros Consagrados y Fraternidad Verbum Dei.

Fueron días intensos de oración, trabajo y bastante debate. Y especialmente, surge una pregunta desde los discípulos, ¿Quiénes somos para el Verbum Dei? Muchos decían, pareciera que somos lo mismo un discípulo que lleva 20 años y uno que recién conoce a comunidad, en cuanto a pertenencia, compromiso.

Decían, parece que somos el “restum Dei” los que no somos ni de la Fraternidad, ni Laicos Misioneros Consagrados, y desde ahí cobró más fuerza la idea de la Familia Misionera Verbum Dei (que ya venía acuñándose desde antes y desde los deseos de Jaime Bonet), un nuevo nosotros, como una gran familia que bebe cada uno desde su función de un carisma común.

En ese Simposio sale la imagen del árbol de la Familia que bebe de las tres personas de la Trinidad, que algunos al principio pensaban que eran las tres ramas de la Fraternidad y no, todo lo contrario. Representa que toda la Familia bebe del carisma a través de esa relación con la Trinidad. Surgen los Consejos Apostólicos como idea de un trabajo en conjunto y que no cambie el apostolado cada vez que hay un cambio de miembros de la Fraternidad. Se crea la primera propuesta de Reglamento Común de la FaMVDei.

En el Segundo Simposio, todo está más tranquilo, es un Simposio para madurar lo que se ha andado esos años desde el primero, se hace en Medellín en el 2017. Se valora el gran aporte de los Consejos Apostólicos. Se pide rescatar dentro del carisma las Comunidades Evangelizadoras y el hacer-hacer apóstoles, como dos elementos fundamentales del Verbum Dei.

Se ve que el Reglamento creado traía confusión porque en parte parecía que hablaba a la familia en común y en otras sólo a los discípulos. Se hace un trabajo de limpieza para que sea un documento que represente la Identidad Común e Identifique a la Fraternidad, los Laicos Misioneros Consagrados y los Discípulos por igual.

Surge la propuesta de lo que hoy es el Documento de Identidad y Misión de la FaMVD, una sola Familia en la fe. Y se saca lo que era más específico de los discípulos, quedando como desafío el crear un reglamento específico para ellos

Antorcha que tomó este Tercer Simposio, con la creación del Reglamento de los Discípulos Verbum Dei, además, de surgir una amplia inquietud sobre Las Escuelas de Apóstoles, rescatar su origen, que no pareciera que fuera sólo una Escuela para aprender el temario y las charlas, sino que algo mucho más amplio, en la formación del apóstol. Ahora continuemos la historia con este Simposio y con todo esto que toma carne en cada uno de los que están en sus comunidades y los que vendrán por nuestra fe.