Testimonio de Marcela Díaz

Testimonio de Marcela Díaz

Hola Soy Marcela Díaz, discípula de la Familia Misionera Verbum Dei Chile. Este verano, como muchas otras personas, he participado en las misiones de verano de la familia, este año se realizaron en  Larmahue, una localidad de la Región de O’Higgins.

 Esta actividad en un hito dentro de nuestra comunidad, ya que en ella vivimos dos objetivos: por una parte reunirnos y unirnos  como comunidad y vivir en fraternidad por 10 días, adultos, jóvenes, matrimonios, consagradas y consagrados. Es aquí es donde compartimos nuestros estados de vidas a través de la oración con la Palabra de Dios, formaciones y actividades donde todos somos uno. Por otro lado está la misión que hacemos casa a casa, visitando a las personas del pueblo, tenemos la bendición de poder entrar a sus casas, en donde no solo abren la puerta del hogar si no que las que de su vida y como embajadores de Cristo, apoyados con el Espíritu Santo quien nos regala todos sus dones  para poder evangelizar a las personas desde lo que somos. Cada día tenemos misas con las personas de las localidades y compartimos en unión fraternal la Eucaristía.

Cada año esta experiencia marca nuestras vidas, reafirmamos la llamada de Dios de ser sus apóstoles misioneros, llamados desde el Verbum Dei, desde lo que somos y desde lo que cada uno está viviendo,  Es por eso que después de esta experiencia vuelvo convencida que “llevamos un tesoro en Vasijas de Barros”  y que soy  bendecida al haber recibido la llamada de Dios que transforma las vidas, soy bendecida de poder entregarlo y formar apóstoles, me mueve la misión porque quiero que muchos experimenten lo que yo he vivido  “no puedo callar lo visto y oído”

27067821_10215112700712000_4715447576720421505_n