Tercer día del encuentro suramericano de discípulos 2022

Tercer día del encuentro suramericano de discípulos 2022

El objetivo de este tercer día de encuentro suramericano de discípulos Verbum Dei fue, ser comunidades proféticas para responder a las realidades concretas.

 

El día inició con las pautas de oración, a cargo de la discípula de Colombia Miriam Yaneth, que encendieron el deseo de profetizar las realidades concretas en las que cada discípulo se encuentra.

 

 

La mañana estuvo dedicada a conocer en la realidad de los pueblos suramericanos a nivel sociopolítico, socioeconómico, ecológico y los desafíos actuales en la evangelización en América Latina, porque una comunidad de discípulos evangelizadores necesita escuchar, ver y conocer la realidad en la que cada uno se encuentra para poder responder de mejor manera a las necesidades de nuestros pueblos.

Se tuvo la presencia de cuatro panelistas expertos y miembros de la familia misionera Verbum Dei; Paula, discípula de la comunidad de Chile, Adriana Barrero, Liliana Ortiz y Martín Toloza, discípulos de la comunidad de Colombia. Ellos ayudaron a poner en contexto a los participantes del encuentro sobre la realidad en la que se encuentran los pueblos suramericanos.

 

La tarde estuvo marcada por una jornada de trabajo en grupos, en los que se reflexionó sobre la primera ficha trabajada anteriormente en cada comunidad llamada “Leyendo la realidad latinoamericana desde nuestros 4 ejercicios”.

La jornada de trabajo terminó con la celebración de la Eucaristía, en esta oportunidad a cargo de la comunidad de Piura en Perú y teniendo como celebrante al misionero chileno Rómulo Noe Cangas.

En su Homilía desde el evangelio de Lc 5, 12-16 daba luz sobre lo que es una comunidad evangelizadora diciendo: “una comunidad evangelizadora profética es aquella que tiene dos oídos y una boca; dos oídos para escuchar la voz de Dios y una boca para compartir lo que Dios transmite a cada uno. Una comunidad evangelizadora es aquella que escucha, ve, se deja tocar por la realidad, como lo hizo Jesús con el leproso. Le pregunta al Padre qué es lo que quiere decirle a esa realidad y desde lo que escucha del Padre, actúa, profetiza. Una comunidad evangelizadora es aquella que ve la realidad, pregunta al Padre, le contempla y anuncia eso que contempla según la realidad”.