Primeros Vinculos Matrimonios Misioneros en México

Primeros Vinculos Matrimonios Misioneros en México

Compartimos con mucha alegría el testimonio de los 5 matrimonios en México que hicieron en abril de 2021 sus primeros vínculos sagrados.

Lucy y Javier –  (Puebla)

“Hemos entendido que Dios quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento pleno de la verdad y que por tanto nos invita a ser Misioneros a todos, hay una diversidad de opciones que Dios nos da a través de su iglesia para buscarlo y servirlo, cada uno de nosotros puede buscar el lugar en el que es o será posible dar un mayor fruto, nosotros lo encontramos aquí. Lo recibido de Dios mismo es lo que nos ha motivado a compartir principalmente su palabra, porque no podemos callar lo que hemos visto y oído. Pues gracias a Él y a la gente que creyéndole nos lo ha predicado, es que hoy gozamos de su amor, amor que se entregó por la salvación de todos, pero que no todos creen porque no hay quien se los predique y nosotros queremos contribuir ahi”.
——

Paty y Vicente – (Querétaro)

“Ser matrimonio misionero es vivir nuestra realidad y sacramento al máximo, pero no solo con nuestras fuerzas sino con la fuerza del Espíritu, para poder ser signo del amor de Dios ante muchas generaciones nuevas que ya no creen ni en el matrimonio ni en Dios. Es ser esperanza y compañeros de camino de muchos que conociendo a Jesús querrán seguirle, pero necesitaran un poco de luz, un poco de empuje y aliento de algún hermano para poder empezar el camino. Es lograr hacer misión desde la familia, empezando con nuestras hijas, poder lograr todo lo anterior con ellas, llevarlas a que conozcan al Padre y al mismo tiempo hacer misión hasta donde nos pida Dios, hasta donde vayamos entendiendo, poniendo nuestra confianza en él, dedicarles nuestros días, nuestras fuerzas, nuestra mente, nuestro corazón”.

 

Sergio y Paty – (Guadalajara)

“Para nosotros el ser matrimonio misionero, es, la invitación de Dios a vivir tu ser matrimonio en plenitud. Siguiendo en el mundo sin ser del mundo, pues sigues cumpliendo con las obligaciones y deberes de tu ser esposo/ esposa, padre/madre, en el hogar y en nuestros trabajos, pero con el deseo de día a día vivirlo todo desde Dios y para Dios. Ofrecemos nuestro si, nuestra entrega y trabajos por todos esos matrimonios que ahora sufren por el desconocimiento de éste amor que no falla y pedimos a Dios por cada uno de sus hijos que sufren las consecuencias del dolor de esposos”.

 

Nydi y Jorge – (León)

“Ser Matrimonio Misionero es mostrar a Dios en nuestra vida, desde los pequeños detalles. Es sabernos formadores de nuestros hijos y vivir los consejos evangélicos con fidelidad y radicalidad en éste carisma Verbum Dei.

Es ponernos al servicio de la Fraternidad desde la obediencia para poder dar vida desde donde se necesite y que con nuestra oración diaria y testimonio de vida podamos formar nuevas comunidades evangelizadoras que a su vez transmitan también fielmente el carisma Verbum Dei”

 

Alan y Elena – (Guadalajara)

“Gracias a vidas de Matrimonios entregados ellos que nos tomaron de la mano, nos mostraron un camino. Ahora nosotros en nuestro llamado entendimos que nuestra vida, nuestro matrimonio esta llamado para servir y donar, que podemos donar nuestro matrimonio para ser herramientas de Dios ser puente o lazo de amor de Dios, por ello entendimos ser matrimonio misionero es primeramente vivir nuestro ser matrimonio, vivir realmente nuestro sacramento como matrimonio y así desde nuestra realidad tener la disposición de amar en donde nos necesiten y hacer la voluntad de Dios con ayuda de nuestros hermanos de rama y dejarnos moldear para poder aprender a ser lazos de amor para muchos, sentimos tanto agradecimiento del amor que Dios nos ha regalado durante todo este tiempo por ello sabemos que no podemos quedarnos callados y guardar todo lo aprendido solo para nosotros, nuestra llamada es ser relevos y así poder llegar a muchos, siempre en la compañía de la Trinidad y María y con la ayuda de nuestros hermanos de rama sabemos que en donde seamos plantados con la gracias de Dios daremos frutos”.

—-