Pascua Virtual de jóvenes Perú-Ecuador

Pascua Virtual de jóvenes Perú-Ecuador

 

 La zona Perú y Ecuador, del 01 al 04 de Abril, se realizó la primera pascua virtual llamada para Jóvenes llamada levántate el amor ha triunfado, en la que participaron más de 100 Jóvenes de estos dos países.

Se ha de destacar que es la primera pascua Virtual para Jóvenes organizada y dirigida por los mismos Jóvenes discípulos, con el apoyo de los misioneros y misioneras de la Fraternidad.

Con esta experiencia virtual, se ha confirmado una vez más que para Dios nada es imposible y que sin importar las plataformas virtuales, Jesús pasa a través de ellas y actúa poderosamente en la vida de cada persona.  Un ejemplo de ello es la fuerza de la predicación de la Palabra, la cual puede traspasar las barreras de la virtualidad y lograr que los jóvenes fueran experimentando el llamado de Jesús a Levantar la mirada, descubrir a Dios Padre cercano y el amor hasta el extremo de Jesús por cada uno.

Poco a poco en  medio de un ambiente alegre y dinámico,  los jóvenes  fueron introduciéndose en cada uno de los momentos del triduo Pascual, mediante las diferentes dinámicas, momentos litúrgicos y espacios para compartir. Y a medida que pasaban los días, los jóvenes se experimentaban en confianza para compartir sus experiencias de fe, se iban sintiendo en familia, lo que  propició un ambiente de hermandad; fruto del encuentro que cada joven iba teniendo con el amor de Jesús.

 

 

 

 

 

Los frutos de esta pascua quedaron reflejados en:

  • La alegría y entusiasmo de los jóvenes que participaron,
  • En el deseo de seguir perseverando en la fe en las diferentes comunidades,
  • La certeza de que Dios está con ellos siempre y la
  •  alegría de compartir con más jóvenes que viven y comparten la fe.
  • Sentirse acogidos y en familiaridad a pesar de las barreas que pueda tener la virtualidad.

Mientras que los frutos que la Pascua ha dejado en el grupo organizador ha sido:

  • la de una profunda alegría por experimentarse instrumentos valiosos a través de los cuales Dios pudo llegar a cada uno de los jóvenes que participaron en la pascua.
  • Gratitud inmensa con Dios por ser quien acompañó cada momento de entrega y recompensar cada esfuerzo.
  • Apreciar y valorar el aporte de cada uno, pues cada uno es importante para que las cosas salgan bien, reconociendo que en la diferencia está la riqueza la complementariedad.
  • Sentirse parte de una sola familia, de una comunidad en la que todos son importantes y que sin importar si se es de otro país, misionera, misionero, discípulo, con más o con menos experiencia todos son iguales

Les dejamos un video de lo fue la Pascua de jóvenes virtual, de Perú y Ecuador.