Cuarto día del encuentro suramericano de discípulos Verbum Dei

Cuarto día del encuentro suramericano de discípulos Verbum Dei

El objetivo para el cuarto día de encuentro suramericano  fue de comunidades evangelizadas a comunidades evangelizadoras

“No al paro apostólico” expresaba Rodrigo Carrizo, presidente de la Fraternidad Misionera Verbum Dei, en las pautas de oración del cuarto día del encuentro, invitó a comulgar con el sueño de Dios, el de querer llegar muchos. Afirmando que las comunidades evangelizadoras son propuesta para la Iglesia siendo respuesta a lo que la misma Iglesia pide, una Iglesia misionera en salida.

Recordó que “desde el congreso del 2018, una de las conclusiones fue expandir la familia misionera Verbum Dei a otros lugares formando comunidades evangelizadoras y formar a los discípulos para que sean responsables de núcleos de vida evangélica”. resaltando que esta propuesta del Verbum Dei es revolucionaria en y para la Iglesia, y por eso es un punto clave dentro del sexenio.

Después de la oración, los discípulos estuvieron la mañana trabajando por grupos, reflexionando sobre lo trabajado anteriormente en cada comunidad sobre las fichas dos que habla desde la visión de Jaime Bonet ( fundador del Verbum Dei) de lo que es para él una comunidad evangelizada y evangelizadora y la ficha tres que trata sobre las características de una comunidad evangelizadora.

Terminando el compartir de grupos con una plenaria en la que cada grupo con un secretario asignado fue compartiendo el fruto de lo reflexionado en las fichas. Fue hermoso ver como cada uno iba aportando su visión a la luz de Jaime y del Espíritu Santo.

Ya en la tarde y para hacer más concreto el trabajo realizado en las diferentes comunidades locales de Sur América, hubo cuatro testimonios de cómo poco a poco se han ido plasmando estas comunidades evangelizadas y evangelizadoras.

Hubo representación de la discípula de Ecuador Angélica Espinoza, de  Perú, el matrimonio misionero César Valencia y Teolinda Martínez, de Colombia Victoria Lemus y de Chile Fany Silva. Cada uno compartió su experiencia de formar e ir configurándose como comunidad evangelizadora. Los testimonios ayudaron a dar luz para las demás comunidades, para sentirse motivados y lanzados a la misión.

 

 

 

 

 

Como segundo momento en la tarde, se hizo otra reunión de grupos para entre todos hacer la reflexión de las fortalezas de lo que cada comunidad tiene, las oportunidades de las cuales se pueden valer para mejorar, las debilidades y amenazas; este trabajo se extenderá hasta el domingo donde se plantearán las conclusiones, las luces, en pocas palabras los frutos de estos intensos pero provechosos días de trabajo en comunidad.