María, nuestra Madre

MARÍA, NUESTRA MADRE

María, Madre de Jesús y Madre de la Iglesia, es nuestra verdadera Madre. Por María ha querido Dios revelar su rostro materno a todos los hombres de la manera más cercana y familiar, más eficaz y delicada.

María ocupará siempre un lugar único y decisivo, imprescindible e insustituible, en nuestra vida y nuestra misión. Su presencia acompañará nuestras laboriosas jornadas misioneras sustentadas por una fe viva y probada y por el gozo de un esforzado amor redentor.

En nuestra labor cotidiana, María nos ayuda a mantener la fe y la alegría. Es ella quien fomenta nuestra fecundidad apostólica y espiritual, formando de manera discreta y profunda a Jesús en nosotros y en nuestros hermanos.