Fraternidad Misionera Verbum Dei

fraternidad-verbum-dei

La Fraternidad Misionera Verbum Dei es un instituto de vida consagrada de derecho pontificio. Es parte esencial de la Familia Misionera Verbum Dei y está formada por la rama de misioneras, la rama de misioneros y la rama de matrimonios misioneros.

El sentido específico de la eclesialidad en la Fraternidad Misionera Verbum Dei se expresa integrando en una única forma institucional, los diferentes estados de vida en la Iglesia con un mismo espíritu y misión; cada rama, en comunión con las otras, proyecta su dinamismo apostólico, en nombre de la Fraternidad, hacia todas las personas y pueblos.

Todos los miembros de la Fraternidad consagran su vida a Dios por la práctica de los consejos evangélicos de pobreza, castidad y obediencia, según el estado de cada uno, y con un mismo ideal y compromiso de formar apóstoles de Cristo de entre las gentes de cualquier edad, cultura y condición social.

Laicos Misioneros Consagrados

Laicos

Dentro de la Familia Misionera Verbum Dei se encuentran los Laicos Misioneros Consagrados (LMC). Son personas que optan por consagrarse a Dios en su estado laical en medio de sus ambientes, por medio de las promesas de vivir los consejos evangélicos y según el espíritu y misión Verbum Dei, con una participación plena en la Familia Misionera Verbum Dei del país donde se encuentran y sintiéndose llamados a vivir su vocación misionera insertos en la sociedad, transformándola en el día a día, construyendo ambientes fraternos en su ámbito familiar, laboral y de estudio.

Discípulos / Laicos misioneros

laicos discipulosLos discípulos -como se denominan en muchos lugares- son personas comprometidas en el Verbum Dei, como respuesta a la llamada de Dios que les confía, también a ellos, el anuncio de la Palabra .

Jóvenes y adultos, solteros, casados y personas en otras situaciones de vida, desean vivir en plenitud su consagración bautismal desde el espíritu y misión Verbum Dei y realizan su vocación plenamente laical y misionera insertos en la sociedad, siendo luz y sal del mundo.

Entre de los diferentes modos de pertenencia a la FaMVD ellos deciden seguir a Cristo y darlo a conocer desde su situación, ambiente y estado de vida, viviendo el carisma Verbum Dei y las enseñanzas de la Iglesia.