Mensaje de Rosa Elena Becerra, responsable eclesial de la zona México.

Mensaje de Rosa Elena Becerra, responsable eclesial de la zona México.

Hola a toda la Fraternidad:

Les agradecemos mucho las muestras de cariño y preocupación por el sismo ocurrido ayer 19 de septiembre en tierras mexicanas.

Por los medios de comunicación social se habrán dado cuenta que fue un sismo de 7.1 cuyo epicentro fue en las cercanías de Puebla. Los estados más afectados son Puebla, Ciudad de México, Morelos y Guerrero. Los daños han sido graves y hay muchas pérdidas humanas.

Gracias a Dios, en la FaMVD de Puebla no se han tenido noticias de ninguna pérdida humana, todo ha quedado en pérdidas materiales. Los misioneros y matrimonios que están viviendo allí, también están todos bien, solo la casa donde se reúne el apostolado en Puebla ha quedado afectada en algunas habitaciones, están esperando que el personal de protección civil les dé indicaciones.

En la Ciudad de México, toda la FaMVD, incluyendo los miembros de la FMVD que se encuentran allí estudiando (Rosa Mariscal, Aracelly Calle), están todos bien. Sólo nos hemos enterado que algunas familias de la FaMVD han tenido que desplazarse de sus domicilios por el estado en el que quedaron sus viviendas. Las familias de las misioneras de Ciudad de México también están bien.

También les podemos informar que tanto las familias de los miembros de la FMVD que están en Puebla como en CDMX están todos bien.

Muchas gracias por su cercanía y solidaridad en estos momentos donde realmente nos sentimos hermanos. Unimos nuestra oración por las personas más afectadas.

Un abrazo de parte de todos los miembros de nuestra FaMVD en México.

Para finaliza les envío una información de Karina Frías, que trabaja en la ciudad de México en Cáritas:
Hay mucho movimiento de ayuda, gobierno e iglesia cada uno poniendo su granito. La cooperación internacional también está siendo muy fuerte. Compañeros de Cáritas están en la CEM (Conferencia Episcopal Mexicana) coordinando para hacer una ayuda más eficaz. Los daños están focalizados y en general la gente muy solidaria.