FAMILIA MISIONERA VERBUM DEI

FAMILIA MISIONERA VERBUM DEI

La identidad de la Familia Misionera Verbum Dei queda expresada en su mismo nombre: ser “familia”, profundamente “misionera”, al servicio del anuncio de la Palabra de Dios. La Familia Misionera Verbum Dei reúne en su seno personas o grupos de todo estado de vida, edad, cultura y condición social, que participan en una misma vocación a ser “Verbum Dei”. A todos nos une la común llamada a identificarnos personal y comunitariamente con Jesús, revelando en nuestra vida el rostro de Dios uno y trino.

Su finalidad es la vivencia y propagación del Reino de Dios a través de la oración, el testimonio de vida y el ministerio de la Palabra, formando apóstoles de Cristo y generando comunidades evangelizadoras. La FaMVD, con el lema de los primeros discípulos de Jesús: “Nos dedicaremos a la oración y el ministerio de la Palabra” y el espíritu de la primera comunidad cristiana, concreta y centra su misión específica en la Palabra de Dios.

A los que participan en esta común vocación de la FaMVD les une el mismo ideal y compromiso de aspirar a la perfección de la caridad, propagando por todo el mundo este mismo amor fraterno, núcleo vital del Reino de Dios.

Los elementos específicos que caracterizan la FaMVD son:

1) La igualdad fundamental en la consagración bautismal que nos hace a todos hijos e hijas de Dios, discípulos y apóstoles de Cristo, y fundamenta la íntima inserción en la vida y en la misión de la Iglesia universal.

2) Una misma espiritualidad contemplativa misionera que surge de la experiencia personal de Dios y de su llamada y que genera un estilo de vida según las bienaventuranzas, con un amor solidario y un corazón misionero.

3) Una misma finalidad misionera centrada en el servicio de la Palabra de Dios.

4) El sentir la FaMVD como la propia familia de fe en la Iglesia, haciendo de esta comunidad una verdadera escuela de vida, de comunión y de amor misionero.

5) Un camino de formación para el crecimiento integral de la persona y de la comunidad en su conjunto.

6) La asimilación y participación del carisma Verbum Dei desde el patrimonio espiritual e histórico de su fundador, el padre Jaime Bonet.