FELIZ NAVIDAD FAMILIA VERBUM DEI

FELIZ NAVIDAD FAMILIA VERBUM DEI

En esta navidad, celebramos el nacimiento del verdadero Dios y verdadero hombre, celebramos su nacimiento de mujer, de maría siempre virgen, celebramos la intervención de Dios en nuestra historia, entregándose del todo al asumir nuestra naturaleza sin dejar de ser Dios; para ser Dios con nosotros, Emmanuel.

Tanto amor es imposible comprender, tanta entrega es imposible pagar, tanta pureza es imposible de echar a perder, tanto don es imposible de ignorar, tanta esperanza es imposible de dejar de lado; porque Dios se ha hecho hombre, es que nos ha hecho divinos, somos sacerdotes y podemos colaborar con la santificación del mundo y tener el sentido de fe que intuye por gracia del Espíritu Santo cuál es el camino hacia Dios; porque Dios se ha hecho hombre es que nos ha hecho divinos, somos profetas, y podemos salir a anunciar a este mundo que la victoria del amor nunca será cambiada, podemos anunciar al mundo con la palabra y si nos callan con el testimonio de vida; porque Dios se ha hecho hombre es que nos ha hecho divinos, somos reyes, con la dignidad de presidentes, de hijos de magnates, porque nos ha dado la tierra en herencia, y tendremos el verdadero placer de repartir la tierra y su amor entre los más necesitados, para que queden nivelados nuestros bienes materiales y espirituales, con la certeza de que mientras más damos, y con más misericordia tratemos, tanto más nos dará Dios, y con tanta más misericordia nos tratará en el juicio final.

También, quiero recordar, a Jaime Bonet, el misionero sacerdote fundador de nuestra comunidad Verbum Dei; este año ha fallecido, nos ha dado el relevo de este carisma que Dios nos ha regalado a tantos, de la oración y el ministerio de la palabra; Dios nos ha llamado en este carisma para cambiar corazones, y por medio del cambio interno de la persona manifestarlo en cambios externos que renueven la sociedad con cimientos indestructibles, cimientos de caridad, de igualdad, de libertad, de justicia, de verdad, de liberación; con los valores del evangelio, sintetizados en las bienaventuranzas, que es la razón de que los reyes magos buscaran mucho al niño por su cuenta, pero sea a los pastores a los que se aparece el ángel a anunciarles el nacimiento, los pobres de espíritu pueden ser felices porque de ellos es el reino de los cielos.

¡¡¡UN ABRAZO DE FELIZ NAVIDAD!!!