ACAMPADA AUTLÁN

ACAMPADA AUTLÁN

 

La experiencia de estos días del 17 al 19 de noviembre en Autlán con el lema “Si Existes Hazme Feliz”, fue llena de entusiasmo, alegría, con deseos de sumar y poner cada uno de nuestra parte para vivir este encuentro con Jesús, con nosotros mismos y con todos los que íbamos a vivir estos días de acampada.

Tres días intensos en un rancho donde acampamos, donde todos y cada uno de los misioneros, misioneras, chicos de la experiencia del discernimiento y los jóvenes de la acampada pudimos experimentar el amor de nuestro Papá Dios  y de Jesús haciéndose presentes en nuestras vidas, dándonos un giro de 180 grados en nuestra manera de pensar, de sentir y  de vivir.

Fueron momentos de cantos, charlas, juegos y una rica comida donde Dios poco a poco fue cautivando y entrando en lo más profundo de nuestros corazones, hablándonos de sus sueños para cada una de nuestras vidas;  darnos cuenta de su amor de Padre y como desde este amor darnos el regalo de una vida eterna tan valiosa, como hijos que somos y con un proyecto a la talla de la vida de Jesús que no está fuera de nuestro alcance, sino que en este tiempo y en pleno siglo XXI como jóvenes podemos lanzarnos a mostrarlo en nuestros ambientes, donde cada uno nos movemos, esta vivencia nos llevó a tomar conciencia, ver y despertar que no todo lo que vivimos es normal en los ambientes:  la violencia, la drogadicción, corrupción, bulín, maltrato, falta de autoestima, el sin sentido…estamos viviendo momentos difíciles, que sólo desde su amor encarnado en nuestra humanidad tendremos la fuerza para poder cambiarlo y poder transformar en ambiente nuevos llenos de vida de Dios, un gran reto, una gran misión pero nada imposible.

El fruto general de esta acampada se vio reflejado en varios acontecimientos;  uno de ellos fue que un chico  decidió ir en serio en la relación con su novia y casarse, así que en la misa de acción de gracias delante de Dios le pidió matrimonio, otros compartieron en su testimonio el deseo de cambiar su estilo de vida y lanzarse al reto de poder evangelizar llegando a otros jóvenes, para ello el deseo de perseverar y poder continuar con esta formación  y encuentro diario de oración con Jesús.

Que Jesús nos siga regalando todos estos momentos de encuentro con él, donde cada uno podamos decir con nuestra vida, SEÑOR TU ME HACES MUY FELIZ!!!!!